miércoles, 28 de mayo de 2014

La dislexia

La dislexia es una deficiencia de la lectura, la escritura y el aprendizaje. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales que controlan el lenguaje. Afecta a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Se le atribuye una base genética y no está relacionada con su inteligencia. 

Las manifestaciones de la dislexia son muy variadas y dependerán de la intensidad del trastorno y de la edad del niño, porque se pueden afectar funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. Sin embargo, se cree que la dislexia no está relacionada con la inteligencia del niño, aunque en la etapa preescolar se pueden observar las deficiencias significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general. 

¿Qué es lo que origina la dislexia?

La dislexia es el efecto de múltiples causas, que pueden agruparse entre dos polos. De una parte los factores neurofisiológicos, por una maduración más lenta del sistema nervioso y de otra los conflictos psíquicos, provocados por las presiones y tensiones del ambiente en que se desenvuelve el niño.

El cerebro humano está formado por dos hemisferios (mitades), derecho e izquierdo, que se comunican entre sí. Cada hemisferio está especializado en ciertas funciones como ya vimos hace unas semanas. El hemisferio izquierdo se ocupa de los procesos del lenguaje, mientras que el derecho se especializa en la información visual y espacial. Además, como comentamos,no trabajan exactamente del mismo modo, sino que el hemisferio izquierdo procesa la información secuencialmente, es decir, unos datos tras otros, mientras que el derecho lo hace simultáneamente,ya que procesa muchos datos a la vez. Al leer, se combinan los dos tipos de estrategias en el manejo de la información por ambos hemisferios. Pero en los niños disléxicos, se produce una disfunción en el hemisferio izquierdo y se ve afectada la velocidad de procesamiento de la información, lo que incapacita al niño para procesar cambios rápidos de estímulos o sucesiones, tanto en el área visual como auditiva. 

Estos factores llevan a la formación de grupos de problemas fundamentales, que se encuentran en la mayor parte de los trastornos del disléxico, cuya gravedad e interdependencia es distinta en cada individuo.

La dislexia en los niños

La dislexia no se cura sólo con el paso del tiempo, es preciso un diagnóstico temprano para ayudar al niño adecuadamente. Por ello, los padres y los educadores no deben dudar en consultar al pediatra ante las primeras sospechas de dislexia

Estos niños/as presentan grandes dificultades en la lecto-escritura:

- Lectura lenta, trabajosa y cargada de errores.
- Deficiente ortografía en los textos o dictados.
- Uniones o separaciones incorrectas de palabras.
- Dificultades en la automatización de aprendizajes y memorización (aprende algo y, al poco tiempo, lo olvida).

Además, le cuesta realizar con éxito las actividades donde es necesario aplicar varias habilidades como redacciones en las que ha de prestar atención a la ortografía, signos de puntuación, organización de ideas... 

La dislexia no se manifiesta de la misma manera ni con la misma intensidad en cada niño. 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo? 

Un niño que presenta dislexia tiene necesidad de:

-Una evaluación temprana de sus dificultades realizada por el psicólogo o departamento de orientación escolar.

-Un programa de refuerzo o adaptación curricular centrado en las tareas de leer y escribir

-Un apoyo escolar, preferiblemente individual y especializado.

-La coordinación entre otros servicios (sanitarios, educativos...)

-Mucha colaboración familiar

El tratamiento de los problemas lectores debe centrarse en la recuperación del mecanismo que funciona deficientemente, por lo que el planteamiento terapéutico ha de ser obligatoriamente individual.

Estrategias generales de apoyo
  • Busca ayuda de profesionales cualificados para sentirte seguro y saber en qué situación se encuentra tu hijo.
  • Intenta hacer de tu hogar un lugar sereno y confortable: para el niño puede resultar desalentador sufrir dislexia.
  • Procure que tu hijo destaque en alguna otra actividad, ya sea deporte, música, dibujo..., muéstrale que puede tener éxito en otra faceta de su vida, esto hará que aumente su autoestima.
  • Nunca hables de sus dificultades o fracasos, sin incluirlo en la conversación y sin pedirle su opinión.
  • Elogia siempre sus puntos fuertes e insiste en sus habilidades particulares.
  • Recuerda que tu hijo necesita, como todos los demás, sentir amor, aceptación, protección, disciplina y libertad para poder crecer y aprender feliz y así afrontar su dificultad.
  • Habla con tu hijo de su problema y escucha sus propuestas y decisiones.
Os dejo el enlace que conduce al documental "Palabras al viento" que habla sobre este tema:

http://www.rtve.es/television/20110110/documentos-tv-palabras-viento/366640.shtml

El jueves os espero con un nuevo tema!!

miércoles, 21 de mayo de 2014

El embarazo...montaña rusa de emociones

Este post me gustaría dedicarlo a mis amigas "gorditas" ya que últimamente hemos vivido un pequeño baby boom a nuestro alrededor. Con esta información espero que se sientan identificadas y entiendan mejor los cambios que están experimentando y lo más importante que entiendan porque se producen. Espero que os sirva de ayuda a vosotras y a vuestros parejas, que también tienen que entender lo que estáis sintiendo y juntos ir preparándoos para la nueva etapa. 

El embarazo es una especie de revolución. Cambia el cuerpo e irrumpen sentimientos y emociones. Muchas veces, especialmente para las mamás primerizas, esta "revolución" emocional puede resultar desconcertante: ¿Qué me está pasando? ¿Esto es normal? ¿No debería estar feliz, en lugar de estar asustada y hasta molesta? 

Las clases de preparación al parto pueden ayudarte, al compartir tus inquietudes con otras mujeres que están en tu misma situación, te sentirás respaldada y comprendida. Además, te explicarán todos los cambios que está sufriendo tu cuerpo. Confía tus cambiantes sentimientos a tu pareja, amigos o familiares, ellos sabrán escucharte y te aconsejarán.

Cronología de las emociones 


En el primer trimestre predomina la sorpresa, la emoción. Paralelamente, algunos malestares físicos pueden interferir en el estado de ánimo. Suelen aparecer temores con respecto a la permanencia de la gestación. Por eso, muchas mujeres eligen no comunicar su estado antes de estar seguras de que todo va bien. Es común que disminuya el deseo sexual y que se tengan ganas de llorar o se esté más sensible. Hay cansancio y se tiende a hablar mucho del tema "embarazo", debido a la preocupación que este conlleva, sobre todo, si se es primeriza. 

En el segundo trimestre se recupera el buen estado físico. Aparece la ansiedad por "sentir al bebé". Se afianza la relación con el ginecólogo y matrona, lo que va dando más confianza y seguridad, además, se tiene más energía. Puede surgir temor por la normalidad del bebé. La embarazada se acerca más a la pareja, retoma más intensamente la sexualidad. Comienza a conectarse con el proyecto en sí, planea cambios en casa, elección de ropita, mobiliario, etc. El estado de ánimo es más estable. Hay alguna preocupación por el peso y por el cuidado del cuerpo. 


Durante el tercer trimestre  la barriga y el bebé centran casi toda la atención de la mujer. Se comienza a pensar más en el parto, y con esto llegan ciertos temores sobre cómo saldrá todo, a si será o no parto natural ... Surgen preocupaciones, especialmente si estarán a la altura de las circunstancias.

Algunos cambios a tener en cuenta


Como ya hemos visto, el embarazo es una etapa de experiencias nuevas, y puede resultar menos estresante si quien lo atraviesa puede anticipar los cambios lo que vendrá.

  • Durante el embarazo, el cuerpo está creciendo y ajustándose para soportar el crecimiento de un bebé. No es una tarea pequeña, y la experiencia te puede llevar a estados cambiantes tanto físicos como emocionales.

  • La experiencia de cada mujer (incluso entre sus propios embarazos) son distintas a las de otras. Aunque las experiencias de gente conocida te pueden dar luz sobre lo que puedes esperar durante tu propio embarazo, tu sigues siendo una mujer única que podría tener una experiencia completamente diferente a la de las demás.

  • Prepara a tu pareja a los posibles cambios emocionales que sabes que vas a experimentar y que pueden afectarle durante el embarazo.

  • Sentirte cansada es muy frecuente en el inicio, generalmente en el primer trimestre. Ayuda a tu cuerpo dándole un descanso adecuado y limitando el ejercicio intenso o trabajo físico excesivo. Calmarse beneficiará tanto a tu mente como a tu cuerpo.

  • Acepta el hecho de que aumentarás de peso. Esto es difícil para muchas mujeres, por eso es importante mantener en mente que el cuerpo está creciendo por una razón: para nutrir y sostener una vida. Mantén un patrón saludable de crecimiento comiendo de forma regular y saludable, y haz caso a tu médico sobre tu peso en las revisiones.
  • Lee sobre los cambios físicos que se pueden sentir normalmente durante el embarazo. Conociendo los tipos de cambios inesperados que pueden ocurrir estarás más cómoda si suceden, calmará la preocupación y disminuirá el estrés.
Ahora tendrás días tristes, días felices, días sorprendentes y días emotivos. Todo es parte de la experiencia de esta etapa en que las hormonas están en constante actividad.

Espero que os haya parecido interesante...ahora a disfrutar del fin de semana!!



miércoles, 14 de mayo de 2014

Cuando el lenguaje es un problema

Los estudios realizados sobre atención psicológica demuestran que una buena parte de los niños que llegan a las consultas de los psicólogos o que requieren de una intervención escolar personalizada, tienen lo que en términos coloquiales podríamos denominar un "retraso del lenguaje", sin que existan otras patologías que en principio pudieran dar razón de este desfase evolutivo. Es decir, que son niños que no presentan ninguna patología evidente más allá de un nivel reducido en el desarrollo y la adquisición del lenguaje.

El trastorno específico del lenguaje (TEL) es un trastorno en el lenguaje caracterizado por la incapacidad para utilizarlo. Es un inicio retrasado y un desarrollo enlentecido del lenguaje que no puede relacionarse con un déficit sensorial, un déficit motor, deficiencia mental, trastornos psicopatológicos, privación socioafectiva ni lesiones cerebrales evidentes.

El trastorno específico del lenguaje es un trastorno que afecta a una cantidad de niños que oscila entre 0.6% y 7.4%, obedeciendo dichas diferencias a los criterios para clasificarlos y a la edad de los propios niños.

Habitualmente se detecta en la infancia y se diferencia de un retraso simple del lenguaje en que no evoluciona tan rápido y favorablemente como éste, por lo que es un trastorno grave y duradero que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios, se prolonga durante la infancia y la adolescencia, pudiendo dejar en algunos casos secuelas significativas en la edad adulta.


Todos los niños no presentan los mismos síntomas porque no afectan siempre de la misma manera ni con la misma intensidad a todos los componentes del lenguaje, como son la comprensión, la pronunciación, el uso de la sintaxis o la capacidad de uso social del lenguaje y de la comunicación.

En resumen, los niños diagnosticados con TEL muestran un funcionamiento correcto en la mayoría de áreas de funcionamiento, no muestran otros trastornos concomitantes, y tienen evidentes dificultades en el lenguaje sin razones aparentes.

¿Cómo puedo ayudarle?

En niños preescolares es fundamental otorgar vivencias que estimulen los sentidos, las percepciones, el movimiento, lo emocional y esto se logra jugando con tus hijos a:
  • Imitar palabras, hablando lento o rápido.
  • Imitar sonidos de animales y objetos conocidos (onomatopeyas).
  • Imitar la expresión de estar contento, triste, enfadado...
  • Personificar animales, dando características del movimiento y de los sonidos que realizan.
  • Nombrar objetos o lugares que visitan.
  • Preguntarles con qué sonido empiezan algunos objetos.
  • Cantar, recitar...
  • Jugar a mover la lengua y experimentar diferentes sabores, texturas...
  • Realizar juegos simbólicos como jugar a médicos, profesores, a vender productos...
  • Desarrollar actividades situadas en un contexto: Experiencias simuladas tales como cocinar, reparar algún objeto... En estos juegos preguntarles por los objetos o herramientas que se utilizan y para qué sirven, qué personas trabajan...
  • Mostrar y decir: qué es, cómo es, para qué sirve, ante la presencia de objetos, personas y animales.
  • Construir narraciones, cuentos e historias breves, de base concreta. Trabajar con la situación y la simulación de ésta. Es importante que los contenidos logren mantener la atención y el interés de los niños.
Con estas recomendaciones puedes ayudar a estimular el lenguaje en el niño/a pero cuando la dificultad con el lenguaje es muy significativa es conveniente buscar ayuda profesional experta para acelerar el proceso.

Hasta el próximo día!!

miércoles, 7 de mayo de 2014

Mis padres se separan...¿Ahora que?

Nada da mayor seguridad a los niños que vivir en un hogar donde su padre y su madre permanecen juntos, sobre todo si en esa convivencia hay armonía, cariño, comprensión y, cuando es necesario, perdón. 


Sin duda uno de los problemas mas difíciles por los que pasan las familias es la ruptura de los padres, esta es una etapa de separación donde los mas afectados son los hijos principalmente si estos aun son niños. Aquí te muestro algunos consejos para que los niños superen el divorcio de los padres de la forma más satisfactoria posible... 


Los adultos somos los responsables de evitar estas consecuencias negativas que pueden producirse, afrontando el proceso sin olvidar en ningún momento que el bien máximo a preservar son los hijos. Tras el fin de la convivencia, todos los miembros de la familia se enfrentan a situaciones nuevas y a distintos problemas (emocionales, económicos, de organización…) que configuran una nueva vida a la que deberán adaptarse lo antes posible. Los más pequeños, sin duda, lo tienen más difícil; se verán inmersos en una situación que les afecta de manera singular y sobre la que no tienen ningún control. De pronto, aparecen nuevas rutinas y escenarios diferentes que ellos afrontan con inseguridad y, seguramente, con gran tristeza. 



Toda ruptura de pareja genera dolor y pérdida. Para unos, el dolor será el sentimiento de frustración al ver como se derrumba el plan de vida que habían construido; para otros, el alejamiento del ser amado, esa soledad impuesta o, simplemente, la añoranza de lo que ahora ya no existe. Sea como sea, para todos los afectados es un momento en el que las emociones están muy presentes, algo que nunca debemos olvidar.



Una de las situaciones que más puede dañar a los hijos ocurre cuando uno de
los progenitores, arrastrado por las emociones antes comentadas, comienza a hablar  mal del otro delante de ellos. Llevado por sus sentimientos negativos, realiza comentarios despectivos hacia él o pone en entredicho su capacidad para cuidarlos. Esta situación genera un sufrimiento inmenso en los niños, provocando siempre un malestar que puede derivar en problemas de conducta, alteraciones en la alimentación o el sueño, deterioro de los alcance académicos y, en los casos más graves, desarrollo de un fuerte rechazo a tener contacto con el otro progenitor.

Cómo decírselo a los niños

Hablar a los hijos de que sus padres se van a separar es tarea de ambos. Es muy recomendable hablarles previamente de lo que van a contarles, eligir un momento en el que tengáis intimidad con ellos, sin prisas y os podáis sentar a su lado. Ese momento es para ellos y no debería mezclarse con expresiones emocionales de los propios padres. 


Si no os creéis  preparados o pensáis que no vais a soportar la situación primero tendréis que asumir vosotros la ruptura y luego enfrentaros a la situación con los pequeños.


No mientas a tu hijo, pero tampoco le quieras dar más explicaciones de las que necesita. Si no le explicas con suficiente claridad lo que está pasando, podría ocurrir que el niño se eche la culpa de la ruptura. Atribuir culpables no aporta nada al niño. 


Consejos para que los niños superen la separación de sus padres:


•No pongas al niño de por medio. Si tenéis que hablar el uno con el otro, tratar de hacerlo por sus propios medios.


•No hagáis que se decante por uno o por otro. Vosotros vais a dejar de ser pareja, pero para vuestro hijo siempre seréis su padre y su madre. Hablar bien el uno del otro, dentro de lo posible.


•Dejad que el niño pueda estar con los dos. Tened esto en cuenta cuando decidáis con quién vivirá.


•Cuanto mejor os llevéis entre vosotros, más fácil le resultará superar la separación.


• Preocuparos por sus necesidades. Aunque vosotros también estéis pasándolo muy mal, el pequeño necesita hablar sobre lo que está pasando.


•Intentad que todo lo demás en su vida siga igual. Ya es suficientemente estresante pasar por un divorcio, como para tener que sufrir cambios de colegio, de amigos y de casa.

•Recordad que el niño es el hijo de los dos, que no pidió venir al mundo. Su papel no será el de pareja o amigo.

•Si necesitáis hablar con alguien sobre lo que está pasando, buscar un amigo o un especialista. El niño no puede cargar también con los problemas de sus padres.

•El pequeño puede mostrar su tristeza de distintas maneras, enfado, depresión, ansiedad o portándose mal. Ayudadle cuando lo necesite.

•Es bueno que el pequeño continúe con su vida, su rutina. Aunque la familia haya cambiado, tratad de mantener sus hábitos intactos.

•Mostradle mucho amor y sobre todo tener mucha paciencia.

•Recordar que es una situación que no es nada fácil ni agradable para nadie, sobre todo para él.

Este es un tema muy habitual en los últimos tiempos, ¿Pensáis que los padres manejan bien su separación con sus hijos?

Espero vuestros comentarios!

jueves, 1 de mayo de 2014

Terapias con animales

La terapia con animales es muy beneficiosa para los niños. El animal, además de ser un compañero, hace que el niño no se centre en sí mismo cuando padece una enfermedad.

Los niños aceptan a los animales en sus juegos considerándolos como iguales. Los hacen partícipes de sus emociones y experiencias. Son otra forma de mostrar cariño que puede ayudar a mejorar las relaciones con las personas.

El objetivo de las terapias con animales es atender las necesidades terapéuticas de los participantes de una forma divertida y enriquecedora, con la motivación adicional para ellos de la relación con el animal.

¿En qué ocasiones es recomendable?

Se utiliza desde hace tiempo en el tratamiento de alteraciones del desarrollo físico o cognitivo, en problemas de atención y de conducta y patologías específicas como autismo o parálisis cerebral.

Perros, caballos, delfines, y hasta leones marinos, han ayudado a personas discapacitadas o socialmente aisladas a conseguir o recuperar el contacto con su entorno, o a desarrollar su capacidad de comunicación, como en el caso de los afectados por algún trastorno del espectro autista.

Por otro lado, los efectos calmantes de los animales son especialmente valiosos con los niños que muestran alteraciones de falta de atención e hiperactividad y trastornos de conducta y han servido de base para intervenciones terapéuticas.

Los buenos resultados conseguidos al utilizar animales para ayudar a personas con alguna discapacidad, o incluso en el tratamiento de la depresión o la ansiedad, han impulsado los estudios sobre los efectos terapéuticos que se pueden conseguir con animales.El aspecto lúdico de este tipo de terapias experimentales también contribuye a motivar a los pacientes y facilita su participación.

¿Qué beneficios aporta?

El trabajo con animales, mediado por un terapeuta o profesional, siempre reporta beneficios para la persona tanto físicos, por su interacción con el animal, como psicológicos, derivados del afecto de un ser vivo.

Entre los valores y cualidades que fomentan las terapias, tanto ecuestres como con perros, delfines y animales de compañía, figuran la nobleza, respeto, lealtad, el equilibrio, motricidad, la atención, el aprendizaje de rutinas, el respeto a las normas, la atención y la memoria.

Además mejoran el estado de ánimo, orientan a la realidad, son un buen antídoto para la depresión y aportan un motivo para ilusionarse.

Son un gran estímulo social, invitan a la colaboración y promueven la empatía, además de, promover el desarrollo y crecimiento de un ser vivo.

¿Qué animales son los más utilizados?

PERROS

Los perros muestran un especial afecto y apego por los seres humanos y resulta fácil adiestrarlos.Han demostrado su capacidad para ayudar a personas ciegas o con otras discapacidades físicas, y seguramente por esto se pensó en ellos para iniciar terapias con niños.

Además de ofrecer su compañía, el perro puede aprender a obedecer al niño mediante órdenes sencillas. El niño ya no es un ser dependiente, y se convierte en alguien importante para otro ser que depende de él (en este caso el perro).

La terapia se debe completar con otro tipo de intervenciones. Los perros elegidos para el tratamiento tienen que ser tranquilos y equilibrados, y estar adiestrados para cumplir su misión. Normalmente las razas preferidas son el golden retriever, el labrador y el pastor alemán.

CABALLOS

La terapia asistida con caballos ha demostrado su eficacia para mejorar el equilibrio y la movilidad, y por esto se ha empleado en personas que sufren diferentes tipos de parálisis. Pero también tiene efectos sobre la comunicación y el comportamiento, y puede mejorar la calidad de vida de personas con necesidades especiales.

El caballo es un animal muy inteligente que parece entender a las personas cuando intentan comunicarse con él, y esto permite establecer un estrecho vinculo entre el jinete y el caballo; así, la relación afectiva que establece el paciente con el animal le permite desarrollar su capacidad de empatía, favoreciendo su integración social y su capacidad de adaptación a diferentes situaciones.

Igualmente, las "mascotas" o animales de compañía "pueden ayudar en la formación en valores de nuestros hijos, pero siempre y cuando los padres eduquen a través del animal y se impliquen en ello". Entre los beneficios se encuentran la adquisición de hábitos y responsabilidades, y el valor del respeto.

En este link podéis ver como es el trabajo terapéutico con animales, este es de la asociación ACAVALL en Valencia donde hacen un gran trabajo.


Espero que os haya parecido interesante el tema, a mi si que me lo parece puesto que está consiguiendo muy buenos avances cuando esta terapia se complementa con la que este llevando la persona.


Hasta el próximo día!!! Gracias por vuestro apoyo...