miércoles, 29 de enero de 2014

Déficit de atención en los niños

El déficit de atención (DA) es una dificultad que se manifiesta de forma escondida. No tiene marcas externas que lo demuestren. Los chicos/as con déficit de atención se identifican con facilidad cuando entran en relación con otros de su misma edad en espacios y actividades organizados y o productivas.

Estas características se observan sobre todo en grupos escolares, en cuanto a las tareas propias del centro, ya que tiene normas mas rígidas, menos flexibles que las que rigen en los grupos de tipo recreativo. Por ello el colegio suele aparecer con el lugar más importante donde se pone de manifiesto esta dificultad.

Los niños/as que padecen déficit de atención actúan de forma despareja en las distintas actividades en las que se mueven. En algunas partes parecen moverse con soltura y responsabilidad, mientras que en otras muestran serias dificultades.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTAN?

Sus principales características són:

Fácil distractibilidad.
Baja tolerancia a la frustración.
Sensación de aburrimiento.
Incapacidad de controlar su propia conducta.

Los chicos/cas con Déficit de Atención, no actúan ni se comportan de la forma que se espera en que lo hagan , tanto en casa como en la escuela o en el grupo social al que pertenecen.

Es en la escuela donde con más facilidad se observan este tipo de conductas por la rígidez de las normas que la envuelven.

¿CON UN TRATAMIENTO ADECUADO EL NIÑO INATENTO DEJA DE SERLO?

Con la condición DA se nace, se crece, se “reproduce” y se muere. Nunca se deja de ser una persona con DA. Sin embargo, las personas, dependiendo de las ayudas profesionales y familiares que reciban pueden aprender a vivir con esta característica de tipo “temperamental” y desenvolverse con gran eficacia y éxito social y profesional en la vida. Ello implica que se puede “prevenir” la aparición de Trastorno por DA y, por supuesto, se puede vivir sin TDA.

¿QUÉ OCURRE SI EL NIÑO INATENTO NO RECIBE ASISTENCIA PROFESIONAL ADECUADA?

El futuro de un niño con Déficit de Atención que no reciba asistencia profesional adecuada es impredictible, ya que el resultado evolutivo dependerá de otros importantes factores, entre ellos, su capacidad intelectual, el estilo educativo de sus padres y el estilo educativo de sus profesores.

La probabilidad de que el niño fracase escolarmente es muy alta si…

- los padres ignoran sus dificultades y le exigen demasiado
- los profesores ignoran sus dificultades y le exigen lo mismo que a los demás
- Posee una capacidad intelectual baja (CI < 80)

La probabilidad de que tenga problemas graves de conducta social está asociada al fracaso escolar generalizado y a la falta de apoyo familiar.

En cualquier caso, el futuro de un niño siempre es incierto, sea o no sea inatento.

GUÍA PARA SABER MÁS

Si quieres saber más esta guía te ayudará, realmente interesante!!


¿Qué os parece esta guía?

Muchas gracias a todos por seguirme!

jueves, 23 de enero de 2014

La importancia de involucrarse en la educación de los hijos


A pesar de que diariamente los padres mandamos sin falta a nuestros hijos a la escuela y esperamos que allí recibirán la educación y los conocimientos necesarios, debemos agregar un ingrediente adicional que dará un fuerte impulso al éxito de nuestros pequeños. Nuestra participación en su educación es el ingrediente que marca la diferencia. Nuestra colaboración activa en su educación, tanto en casa como en el colegio, aporta muchos beneficios y tiene un impacto significativo en la vida de nuestro hijo.

Al participar activamente en la educación de nuestros  hijos, como padres les enviamos mensajes importantes. Demostramos que nos interesamos por las actividades que realizan y refuerzan la idea de que la escuela es importante.

Cómo comprometernos y colaborar

Tenemos que preparar el terreno desde los primeros años escolares.

Lo cierto es que algunos padres tienen más tiempo que otros para participar, pero es importante que aunque seas de los padres muy ocupados examines tus prioridades y saques algo de tiempo, aunque sea poco, no es tan importante la cantidad si no más bien la calidad.
Algunos colegios están intentando trabajar con horarios más flexibles para que los padres que trabajan tengan más opciones de formar parte. 

Cuando como padres aportamos nuestro esfuerzo y tiempo, tenemos la oportunidad de interactuar con los profesores, directores y/o tutores y otros padres. De esta manera, podemos aprender por nosotros mismos sobre las actividades rutinarias y la cultura social que reciben en el colegio, todo esto, nos permitirá comprender cómo es la escuela de nuestro hijo. 

Tanto los pequeños como la escuela se benefician, y los padres sirven como ejemplo al demostrar lo importante que es su papel dentro del conjunto colegio-estudiante-familia.

¿Qué puedo hacer?

En casa

- Habla con tus hijos sobre cómo ha ido su día en el colegio y sobre que temas está tratando en clase. 
- Interésate por su grupo de amigos.
- Ayuda a tu hijo a organizar su tiempo. 
- Revisa sus tareas cada día y ayúdale si lo necesita. 

Con el centro escolar

- Ten reuniones periódicas con la profesora u otros miembros del personal del colegio para determinar dónde se necesita ayuda, cuándo y cómo.
- Vota en las elecciones para la junta escolar. Infórmate de quién son los candidatos y qué proponen puesto que de el elegido dependerán decisiones que repercutirán en la educación de los pequeños. 
- Participa en las asociaciones de padres y profesores, y en las decisiones escolares.  
- Ayuda a la escuela a fijar estándares académicos altos. 

Y tu... ¿Participas en la educación de tus hijos?

Hasta el próximo día!! Gracias por seguirme.

miércoles, 15 de enero de 2014

Sonambulismo infantil

Los trastornos del sueño, denominados parasomnias, no suponen un problema de salud excesivamente grave para el desarrollo cerebral de los niños afectados, aunque si disminuyen su descanso nocturno. El sonambulismo es una parasomnia frecuente en la infancia. Según datos obtenidos de la Academia Americana de Medicina del Sueño, indica que el 17% de los niños son sonámbulos en mayor o menor medida.

Son muy raros los casos de sonambulismo en los que el niño se altera y se pone nervioso, suelen ser episodios más leves. Lo habitual es que el sonambulismo desaparezca al llegar a la adolescencia, aunque hay niños que continúan con este trastorno en su etapa adulta.

¿En qué consiste el sonambulismo?

Esta parasomnia consiste en estar dormido y parecer que se está despierto, llegando a tener conversaciones completamente normales (que rara vez recuerdan al despertarse por la mañana) o a deambular por la casa. Suele producirse durante las fases 3 o 4 del sueño,  es decir, cuando duermen profundamente en las primeras horas de la noche y suelen ser episodios breves de segundos o minutos. La causa biológica se desconoce pero parece que puede deberse a la inmadurez del sistema nervioso central. Lo que sí se ha comprobado es que no es indicador de problemas psicológicos ni emocionales.

Entre el 10% y el 30% de los niños de 4 a 6 años presenta sonambulismo, y se valora que durante estas edades es cuando mayor cantidad de episodios ocurren.

Las estadísticas señalan que suelen ser más frecuentes en los niños y cuando el pequeño tiene fiebre alta, se encuentra muy cansado o ansioso, o si se interrumpen sus patrones de sueño habituales.

Síntomas del sonambulismo 

Se presenta en episodios como sentarse en la cama, levantarse, caminar por la habitación, dar paseos por la casa, hablar, vestirse, desvestirse, o abrir y cerrar puertas.

El pequeño mantiene en todo momento los ojos abiertos, aunque no ve de la misma manera que cuando está despierto y es capaz de responder a preguntas sencillas, pero no es consciente de lo que hace.

Es un trastorno benigno, no deja secuelas ni deriva en otro tipo de problemas. Es difícil despertarle, tampoco se recomienda, ya que al despertarse, lo más probable, es que el niño no recuerde lo que ha sucedido.

¿Qué puedo hacer?

Como padres debemos procurar:

- Despejar las habitaciones. Debemos dejar el paso libre de muebles u obstáculos para evitar que se golpee en caso de levantarse de la cama y deambular por la habitación o por otras estancias de la casa.

- Cerrar la puerta de entrada con llave y quitar la llave. Por la noche, cuando vayamos a dormir, cerrar la puerta con llave y guardar la llave en un sitio difícilmente accesible. 

- Mantener cerradas las ventanas durante la noche. 

- No despertarle. Aunque es muy difícil que lo despertemos en esta fase de sueño profundo, podemos asustarle si se despierta. Lo mejor es guiarlo nuevamente a la cama con delicadeza y hablándole de forma suave.

- Propiciar la relajación antes de acostarle. Incitarle a la relajación antes de ir a la cama y procurar que duerma una cantidad de horas adecuada.

- No recomendamos que tome medicamentos, salvo en casos graves en que los episodios se produzcan de manera muy frecuente, o sonambulismos agitados con muchos accidentes, que si que tendrán que ser tratados por un especialista. En estos casos, se puede consultar a una unidad de sueño como la que tenemos establecida en el hospital Casa de Salud de Valencia, en este enlace podéis acceder a nuestros servicios www.dormirbien.info.

¿Tu hijo/a en algún momento ha sido sonámbulo? Comparte con nosotros tu experiencia, puede ayudar a otros padres.

Hasta el próximo día!!

martes, 7 de enero de 2014

3 pautas que mejorarán la comunicación con tu hijo adolescente.

Hoy en cole para padres contamos con la colaboración de Víctor Saavedra compañero psicólogo y especialista en desarrollo organizacional y procesos humanos de cambio y editor de http://tuversustu.com/.

Comparto con vosotros su post "3 Acciones que propician un mejor acercamiento con tu hijo adolescente". Podeis verlo en su web en la siguiente dirección http://tuversustu.com/relaciones/3-acciones-que-propician-un-mejor-acercamiento-con-tu-hijo-adolescente/.

"Como padres los sabemos y lo vivimos: los estados y actitudes emocionales más frecuentes de nuestros hijos en etapa adolescente son la intolerancia, la irritabilidad, la arrogancia, la incredulidad y el aislamiento. Estos estados pueden llegar a ser contagiosos, y frustrar a menudo nuestra intención de dar lo mejor de nosotros para hacer frente a las demandas de nuestros hijos, y a su vez, desalentar nuestro ánimo cuando sentimos que no contamos con el tiempo y la energía suficiente para realizar un esfuerzo adicional para acercarnos a ellos. Por eso, y cada vez más, estamos llamados a ser efectivos en nuestras interacciones y hábiles en el abordaje de las situaciones críticas que vivimos junto a ellos.
Cómo lo haces? Voy a compartir 3 acciones puntuales que me están resultando y siguen mejorando la relación con mis hijos adolescentes.
  1. Actúa como prójimo, no como amigo. Habla con tu hijo con sentido de proximidad. Como alguien que ya pasó por lo que está pasando. Recuerda que tú precisamente porque eres su padre, eres la última persona a quien tu hijo le confiaría sus anécdotas privadas o algún episodio sentimental en detalle que lo comprometa personalmente. Sus relatos contigo son por naturaleza censurados. ¡No eres el amigo en quien confía libremente! Sin embargo, puedes convertirte en una opción accesible para él si logras conectarte temáticamente con sus emociones y sentimientos a través de tus propias vivencias. Una regla fundamental en el trato con adolescentes: “Si quieres que se abra contigo, ábrete primero”. Si lo percibes distraído, háblale de cómo una vez te costó llamar la atención tu equipo de trabajo, tu jefe o una chica. Si está triste háblale de lo que sentiste cuando perdiste a un familiar amado. Si se siente traicionado háblale de cómo viviste una infidelidad siendo un tercero en la relación, como el traicionado, o incluso como el infiel. Bordéalo pero nunca al grano. Quizás tengas que hacerlo varias veces antes de que se abra frente a ti y consigo mismo. Pero cuando lo haga, no te apresures en dar respuestas ni en imponer tu punto de vista. Habrá mucho de que hablar y él señalará el punto de partida. En este momento, será su turno de abrirse y el tuyo de escuchar como prójimo. No lo interrumpas.
  2. Respeta su territorio, no invadas su privacidad. Su territorio es su habitación. Buscar rastros de una sospecha que te incomoda entre sus objetos personales, en el closet, escritorio o en los archivos de su laptop es un acción de choque que cualquier adolescente siente como una agresión y fuera de orden. Muchos la sienten incluso como un asalto, un atentado o un secuestro de la propia intimidad. Y si los responsables de estos actos terroristas de invasión y saqueo somos los propios padres, es natural entender: ¡Porque hoy no somos sus mejores amigos! Por el contrario, toca la puerta y pídele permiso para entrar antes de disponerte a abrir la puerta de su cuarto. Esto demuestra que respetas su espacio y por ende lo que él haga ahí. Ya es un adolescente. Tiene 12, 14 años? Está haciendo lo mismo que tú hacías a esa edad en tu cuarto. Recuerda que la masturbación fue la vía natural e intuitiva para explorar tu sexualidad. Sólo debes estar alerta de los excesos. Otra razón por la que prefiere estar solo en su cuarto es porque ya sabe que la soledad puede ser una musa, un espacio para la autoreflexión. También, prefiere estar sólo en su cuarto paradójicamente para socializar. Los videochats o chats en linea, son la opción comunicacional más recurrente de su generación. Respetar su territorio también significa respetar su privacidad online. No debes pedirle sus claves de acceso a perfiles de redes sociales. Deja de estalkear a sus contactos de twitter, vine, instagram, line, whataspp, facebook. De igual manera, no debes revisar los mensajes de texto de su celular ni su registro de llamadas. Por eso bloquean su celular. Entendiste que no quieren sentirse invadidos?
  3. Muestra interés por la música y series que le gustan. Lo que escucha y ve tu hijo le causa placer. No hay otra explicación. Ir en contra de este goce para él es antinatural. Además, se siente identificado con la letra de una canción, o con los personajes de una serie. Hay tanto de él, en esa canción o programa que criticas, que su solo contenido podría dar cuenta de cómo siente y piensa. La manera en que estas canciones o programas representan y revelan sus intereses es impresionante. Puedes llegar a conocer muy bien a tu hijo conociendo cuáles son sus bandas preferidas y sus personajes de ficción más influyentes. Involúcrate a fondo con lo que disfruta. Coméntale tus impresiones de una banda, un actor, un personaje, un libro. Cuéntale como éstos se parecen a otros amigos o personas que conocen en común, cómo te recuerdan a otros integrantes de la familia. Ten en cuenta que estos son los héroes, antihéroes y modelos que están dispuestos a seguir. Las historias, canciones y causas que representan están tan llenas de sentimiento y de tanta carga emocional como su propia vida. Representan su voz interior, su bandera social y rememoran sus anécdotas afectivas. Criticar y rechazar esas canciones y personajes podría ser equivalente a criticar y rechazar a los amigos con quienes hacen comunidad y comparten sus sueños. Te das cuenta del tamaño y la altura de la barrera que levantas al criticarlos? Acompáñalo a un concierto".
Víctor Saavedra
Psicólogo

¿Qué os parecen estas ideas para acercaros a vuestros hijos adolescentes? ¿Habéis intentado alguna de ellas?

Hasta el próximo día!!

jueves, 2 de enero de 2014

Cuándo hablar con los niños sobre los reyes magos

Los Reyes Magos son una figura muy relevante para los niños, así como una época de ilusión para ellos. La forma en qué ellos viven estas fechas, la forma que esperan que lleguen los regalos, y la ilusión que les genera constituye uno de los momentos más felices de su etapa infantil. Para ellos supone muchas cosas, que suelen compartir con sus amigos y con nosotros. Por eso no es recomendable adelantar el momento en que terminan siendo conscientes de la situación real.

Tarde o temprano, a veces, antes de lo que nos gustaría, llega el momento de hablar con los hijos sobre este tema. Normalmente, hasta los 6, 7, 8 años, los niños mantienen la fantasía de que los Reyes Magos reparten regalos a todos los pequeños del mundo. Pero un buen día, o bien porque se lo contará algún amigo del cole o porque su propia madurez hará que razone que es imposible que tres personas dejen regalos en todas las casas del mundo, y encima en camellos, por más mágicos que sean, tocará sentarnos e inevitablemente hablar con ellos.

Normalmente, pasada esta época navideña, serán los compañeros de colegio (o hermanos o primos más mayores) quienes les cuenten lo que realmente pasa. Es el grupo de iguales el que les hará llegar esas noticias que no queríamos que oyeran. Sin embargo, si son todavía pequeños, es bueno proteger esa inocencia e ilusión. 

Cuento para explicar la historia de os reyes magos

Os propongo un cuento que puede ser un buen recurso para enfrentaros a esta situación, algunos padres lo preferís, os dejo este bonito cuento de los Reyes Magos que os vendrá muy bien utilizar.

Cuando el Niño Jesús nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:

— ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

— ¡Oh, sí! —exclamó Gaspar—. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:

— Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y su voz se escuchó en el portal:

— Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?

— ¡Oh! necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero no podemos tener tantos pajes, no existen tantos.

— No os preocupéis por eso –dijo el Niño–. Yo os voy a dar no uno, sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.

— ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible?—, dijeron a la vez los tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.

— Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños?

— Sí, claro, eso es fundamental—, asintieron los tres Reyes.

— Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

— Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje— respondieron cada vez más entusiasmados los tres.

— Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que el Niño Jesús estaba planeando, cuando su voz de nuevo se volvió a oír:

— Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, yo ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.

¿Qué os parece este recurso para explicarlo de manera más realista?

Feliz noche de reyes!

Hasta el próximo día y gracias por seguirme...