jueves, 26 de diciembre de 2013

Navidades sin materialismo

“A veces andamos un poco perdidos… Cuando vemos que todos sus  compañeros del cole tienen de todo y él nos lo pide no sabemos qué hacer ¿No  se lo compramos? ¿Y si luego se siente diferente al resto por no tenerlo? Nos gustaría enseñarle que hay cosas más importantes que tener todos esos juegos pero no sabemos cómo hacerlo sin regañarle y enfadándonos por la rabieta que coge…”

Dar a los hijos e hijas todo lo que piden no es la mejor forma de hacerles felices. Hay muchas cosas que no son materiales y que seguro que vuestra hija o hijo valora. Dar vuestra alegría, vuestro interés, vuestro tiempo, vuestros conocimientos, vuestro humor… son las cosas que de verdad les hace felices. 

Enseñarles esto desde peques es fundamental. Si les enseñáis el valor de las cosas que no son materiales: 

- Crecerán más felices. Necesitarán menos y lo que tengan lo valorarán mucho más.

 - Aprenderán el valor del dinero. Las cosas cuestan un dinero y por tanto un trabajo. Esto les irá enseñando el valor del ahorro. 

- Llegarán a la adolescencia… sabiendo que hay cosas mucho más importantes y que no es imprescindible tener todas esas cosas para ser felices. 

¿Qué puedo hacer?

-. El valor de las cosas. Para poder comprar ese coche hay que levantarse pronto todos los días, ir a trabajar aunque no apetezca, quitarse de otras cosas para ahorrar y por fin comprarlo. Y luego cuidarlo para que dure. Enseñarles esto les hará valorar mucho más las cosas que tiene y que hay en casa. 

-. A dar y no solo a recibir. Hay que acostumbrarles a dar y dejar: sus juguetes, su ropa, su tiempo… De esta forma estarán ensayando para cuando sean adultos. 

-. A saber lo que es verdaderamente valioso. No son las cosas materiales las que nos dan la felicidad, pero enseñar esto en una sociedad que nos dice lo contrario no es fácil. Sus amigas tienen ese móvil tan chulo, sus amigos se van de compras los viernes… Es importante que sepan que hay cosas mucho más importantes y que seguro que les hacen mucho más felices: preparar una merienda en familia, echar una carrera en el parque con los primos, ayudar a la abuela con la compra… Dan otro tipo de satisfacción mucho más 
intensa.

-. A cuidar y valorar sus cosas. Si siempre tiene lo que quiere y cuando lo quiere ¿cómo se sentirá cuando no lo pueda tener? Claro, se tirará al suelo, gritará y se enfadará mucho. Aprender a aguantarse y a 
manejar todas esas emociones que siente por no tener ese juguete que quiere es muy importante, y estará aprendiendo para cuando sea mayor. 

Un cuento para trabajar este tema estas navidades

Os presento el cuento "Un trato con Santa Claus". Con este cuento los más pequeños van a aprender a reconocer el valor de las personas por encima de los regalos y juguetes propios de la Navidad. Es un cuento de Pedro Pablo Sacristán, espero que os guste. Lo podéis encontrar pinchando AQUI o en la siguiente imagen.





Os deseo a todos unas felices fiestas rodeados de vuestros seres queridos. 

Hasta el próximo día!!

jueves, 19 de diciembre de 2013

El poder de las emociones positivas

¿Os habéis parado a pensar alguna vez el poder que tienen las emociones positivas? La felicidad está formada por un conjunto de emociones positivas y estas emociones son el mejor calzado para caminar hacia la plenitud personal.

A veces nosotros como padres estáis tristes por algo o rumiando sobre pensamientos negativos una y otra vez, y de repente ocurre algo que nos saca de ese letargo o estado negativo y florece una emoción positiva como una autoconfianza fuerte y renovada, una alegría, una esperanza o algo que os hace reír, esto mismo les ocurre también a nuestros hijos o podemos intentar que lo hagan.

Los niños pequeños suelen experimentar diversas emociones positivas y estas son ampliables, acumulativas y permanentes. Además de lo agradable que es experimentar estas emociones, también contribuyen a su crecimiento y a la optimización de sus recursos físicos, sociales y cognitivos.

Los padres debemos centrarnos en aumentar los estos rasgos positivos y no solamente preocuparnos de los negativos. Martin E.P Seligman, padre de la inteligencia emocional,  nos propone en su libro "La auténtica felicidad" técnicas para incrementar las emociones positivas en los niños.

¿Qué podemos hacer como padres?

-. Juega con tus hijos. Los juegos interactivos entre padres e hijos pueden ser puestos en práctica en cualquier situación. Las cajas de cartón, los bloques de construcción y hasta los periódicos y revistas, pueden sernos útiles para experimentar y divertirnos al mismo tiempo. Cuando nuestros hijo se encuentre absorto en un juego, trata de no cortar su inspiración bruscamente, es recomendable que diez minutos antes de que tenga que terminar de jugar le avisemos, así le damos tiempo de finalizar con tranquilidad y sin sobresaltos.

-. Debemos ser cuidadosos con el uso exagerado de la palabra NO, es imprescindible utilizarlo para implementar límites o llamar la atención sobre un peligro, pero habitualmente los padres utilizamos este término indiscriminadamente para aquellas cosas que nos resultan molestas de ellos, en vez de solamente darles el uso que debemos. 

- En cuanto al elogio hay que tener en cuenta la estima positiva. No se puede elogiar al niño porque sí, tiene que haber hecho algo para ganárselo. Si les damos elogios desmedidos que nada tengan que ver con haber realizado bien alguna tarea, estamos debilitándolo de cierta manera y perderá eficacia. Le reforzaremos de acuerdo al logro realizado, a mayores logros, como decir su primer palabra por ejemplo, mayor elogio. El amor y el cariño, eso sí, siempre deben ser incondicionales, pero no así los halagos.

Os dejo esta guía que puede seros realmente útil realizado por el Hospital Sant Joan de Déu y bajo la dirección de Jaume Pérez-Payarols. Bajalo pinchando AQUI o en la imagen...



¿Qué os ha parecido esta guía?

Nos vemos el próximo día...


jueves, 12 de diciembre de 2013

Las 5 claves para educar niños tolerantes a la frustración

¿Tu hijo está acostumbrado a conseguir lo que quiere a la primera? ¿Tiene se enfada cuando no le das todos sus caprichos? Si la respuesta es afirmativa, es posible que tu hijo/a tenga baja tolerancia a la frustración.

Aprender a tolerar la frustración desde pequeños permite que nuestros hijos puedan enfrentarse de manera positiva a las distintas situaciones y dificultades que se les presenten en la vida.

La frustración es una actitud que aparece cuando un deseo, un proyecto, una ilusión o una necesidad no se llega a satisfacer o cumplir.

Por otro lado, la tolerancia es la capacidad que tenemos para manejar estas dificultades que se presentan, por tanto, es muy importante dotar, desde la más tierna infancia, de herramientas que permitan a los niños tener una vida emocionalmente estable en la actualidad y en lo que vendrá en el futuro.

Cuando un deseo o una necesidad no se cumplen, los adultos -y también los niños- experimentamos en mayor o menor medida una serie de emociones como el enfado, la tristeza, la angustia, la ansiedad,  que van unidas a la frustración. Como cada uno somos único e irrepetible, nos enfrentamos y reaccionamos ante estos hechos o eventos de manera diferente y los aprendizajes tempranos y la educación recibida juegan un papel fundamental.

Por lo tanto, tolerar la frustración nos hace ser capaces de afrontar los problemas y las limitaciones que nos encontramos a lo largo de la vida, a pesar de las molestias o incomodidades que nos causan. Lo bueno es que al tratarse de una actitud puede trabajarse y desarrollarse. Así que, aún estamos a tiempo de empezar a enseñar a los niños a tolerar la frustración.

Características de los niños que no toleran la frustración

- Dificultades para controlar sus emociones.
- Son impulsivos e impacientes.
- Buscan satisfacer sus necesidades de manera inmediata, por lo tanto, cuando se enfrentan  a la espera o al aplazamiento de sus necesidades, pueden tener rabietas y llanto fácil.
- Son más exigentes.
- Pueden desarrollar, con mayor facilidad, cuadros de ansiedad o depresión ante conflictos o grandes dificultades.
- Son más egocéntricos, piensan que todo gira a su alrededor y que lo merecen todo, por lo que sienten cualquier límite como injusto. 
- Son poco flexibles y adaptables en sus razonamientos.
- Son más radicales en su forma de pensar, las cosas son blancas o negras, no hay punto intermedio.

¿Qué puedes hacer?

Estas son las 5 claves que te ayudarán a criar niños tolerantes a la frustración y a las dificultades:

.- Da ejemplo. La actitud positiva de los padres a la hora de afrontar las situaciones desfavorables es el mejor ejemplo para que los hijos aprendan a enfrentarse a sus problemas.

.- Enséñale a esforzarse. Enseña al tus hijos que para conseguir recompensas es imprescindible esforzarse. Así aprenderá que el esfuerzo es, en muchas ocasiones, el mejor camino para solventar algunas de sus dificultades.

.- No cedas ante sus rabietas y enfados. Las situaciones frustrantes derivan, en muchas ocasiones, en enfados. Si como padre/madre cedes ante ellas, el pequeño aprenderá que esa es la manera más eficaz de resolver sus problemas.

.- Márcale objetivos. Enséñale a tu hijo a tolerar la frustración marcándole objetivos realistas y razonables, pero sin exigirle que se enfrente a situaciones que, por su edad o madurez, es incapaz de superar.

.- Convierte su frustración en aprendizaje. Las situaciones complicadas pueden ser una magnifica oportunidad para que el niño aprenda cosas nuevas y las recuerde creando un aprendizaje. De esta manera, podrá afrontar el problema por sí mismo cuando vuelva a aparecer.

¿Tus hijos son tolerantes a la frustración? ¿Qué piensas de estas claves que te sugiero?

Hasta el próximo día!!

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Cuento enseñar a dar cariño a los niños

Muchas veces pensamos que lo imprescindible a la hora de educar es dar cariño. Efectivamente, es fundamental para el desarrollo psíquico y emocional de los niños. Pero no debemos olvidar que ellos también pueden y deben expresar sus sentimientos y uno de ellos es precisamente el cariño y el amor. En la consulta últimamente veo muchos niños que no expresan emociones a los padres y esto tiene que cambiar. También debemos saber recibir y valorar ese cariño, cuando nos lo dan, ya que ellos tienen sus maneras distintas de expresarlo. 

El cariño es imprescindible en su desarrollo, los abrazos, las caricias y los besos ayudan a crear un estado de confianza y seguridad en los pequeños. El conflicto llega a la hora de determinar hasta que punto debemos llevar ese "cariño" en determinados momentos como, por ejemplo, la hora de dormir o de comer, actividades en las que los límites y nuestras conductas deben ser más rígidas, en cambio en estas actividades, expresar cariño, se convierte en un gran reforzador de buena conducta para ellos y debemos utilizarlo.

Etapas del cariño en los niños

Entre 2-5 años de edad nuestros hijos pueden ser auténticas “pegatinas” de nosotros, especialmente con las madres. Viven muy intensamente el apego y la dependencia tanto física como emocional y muestran cariño con besos y abrazos en cualquier situación. 

Conforme van creciendo, se van haciendo más independientes y comienzan a ocultar sus sentimientos, al menos cuando están delante de compañeros de clase, del colegio, de sus amigos o de otros familiares, pero, por supuesto, siguen necesitando ese amor y apoyo, sólo empiezan a expresarlo de manera distinta. Poco a poco se va haciendo más notoria la comunicación a través del lenguaje oral y menos a través del lenguaje corporal. 

Cuento Besos y achuchones

Para trabajar esto con los más peques, hoy os presento el cuento "Besos y achuchones", en el que su autora Alicia Borrás y su ilustradora Matilde Portalés Raga, nos cuentan en sus 20 páginas con coloridos dibujos, como nos hacen sentir mejor los besos y los abrazos en nuestras vidas, sin distinción de edad, ya sea desde los más pequeñitos hasta los más mayores de la familia.

Se trata de un libro de lectura y aprendizaje recomendado para niños desde un año. Lo puedes descargar en versión pdf, ya sea para imprimir, o tambien para leer con tu peque directamente desde el móvil o la tablet.

Puedes descargarlos pinchando AQUI o en la imagen...



Estos son algunos de los mensajes que verás en este cuento tan dulce y mimoso...

* Los besos y los abrazos salieron a pasear con unas ganas inmensas de achuchar y de estrujar.

*Un beso de sol limón se acerco a un niño muy pillo y le lavó las mejillas con sus rayos amarillos.

*Un abrazo largo y largo acunó a Doña Señora, que durmió en nubes de cielo durante horas y horas.

Espero que os haya gustado la entrada de hoy...

Hasta la próxima semana!